payaso contrariadoLos países avanzan luchando contra las dificultades en todos los frentes posibles. Uno de esos frentes son las inversiones en investigación para que su ventaja comparativa (ganadería, industria petrolera, turismo) pueda desarrollarse en todo su potencial.

 

La otra forma de luchar contra las dificultades es procurar que los ciudadanos tengan las máximas oportunidades y acceso a los recursos productivos.

 

¿Y por qué digo en el título «Dificultar las dificultades»? Porque las personas en general tratamos de conseguir lo máximo haciendo el mínimo esfuerzo. Así es nuestra especie. Para poder tener cierto éxito en el crecimiento humano de una nación hay que llegar al extremo de ofrecerles a los ciudadanos ventajas tan convenientes que se les vuelva vergonzoso rechazarlas.

 

Cuando a nuestra natural indolencia se le presenta un ámbito lleno de dificultades, incertidumbres, complicaciones burocráticas, escasez de crédito, costos tributarios desmoralizantes, lo que los seres humanos hacemos es protestar en voz alta contra todas esas dificultades, pero alegrándonos íntimamente porque nos están ofreciendo un buen pretexto para quedarnos tranquilos, haciendo el mínimo esfuerzo y no teniendo que soportar la humillación de que la responsabilidad de nuestro fracaso sea exclusivamente propia.

 

Los gobiernos que logran ofrecerle al ciudadano las mejores condiciones para su desarrollo humano cuentan con la sorda resistencia de quienes prefieren contar con pretextos para no complicarse la vida aunque su confort sea escaso. Esta resistencia la vencen sólo los mejores gobernantes.

 

  • ●●
Anuncios